Millennials: Les tenemos 5 consejos que les ayudarán a convertirse en mejores comunicadores y líderes

Millennials: Les tenemos 5 consejos que les ayudarán a convertirse en mejores comunicadores y líderes

Deep Patel
Mayo 1, 2017

Durante algunos años, no podías leer noticias sin ver al menos un artículo dedicado a ayudar a los Baby Boomers y a los de la Generación X a manejar a los Millennials. Los Millennials eran considerados un grupo difícil de descifrar – eran nativos digitales, emprendedores y con una gran tendencia a moverse de un lado a otro fácilmente.

Tomó un tiempo para que algunos profesionales aprendieran a compaginarse con los Millennials en la oficina, y su vez, ayudarlos a tener éxito.

Con el paso de los años, la cuestión ya no es basada en saber cómo manejar a los Millennials, sino cómo convertir a los Millennials en excelentes gerentes. La generación más joven ha tomado su poder propio en la fuerza de trabajo; De hecho, en el 2015 este grupo de edad superó a los Baby Boomers con una mayor presencia (en porcentaje) en la fuerza de trabajo.

Los Millennials han estado liderando la carga en la evolución de la cultura del lugar de trabajo y la innovación digital, y ahora están aumentando como líderes de la compañía. Hoy, los Millennials sostienen el 20% de todos los trabajos de gerencia. Además, el 60% de los Millennials y de la “Generación X” quieren desempeñar papeles de liderazgo. Si estás buscando convertirte en un mejor comunicador y líder, considera estas cinco verdades para ganar una ventaja sobre tus competidores.

1. Familiarízate con la comunicación virtual

Las comunicaciones de la empresa ya no son sólo una cuestión de conversaciones cara a cara. La fuerza de trabajo mundial actual se está volviendo cada vez más flexible, lo que significa que las empresas deben adoptar estrategias de comunicaciones virtuales para mantener la funcionalidad del equipo. De ahora en adelante, los jóvenes líderes no sólo tendrán la tarea de comunicarse con equipos internos a través de videoconferencia, sino también con clientes actuales y potenciales.

La forma en que los líderes de la compañía se presentan en la cámara tendrá un impacto directo en el éxito de la compañía. La mejor manera de mejorar la competencia de vídeo y comunicación virtual es a través de la práctica. Atender a los jóvenes gerentes con reuniones virtuales internas de liderazgo de forma regular les ayudará a prepararse para un futuro cuando la videoconferencia, e incluso la RV, desempeñen un papel importante en sus responsabilidades cotidianas.

2. Reduce la velocidad al escribir

Es posible que se deba a la tendencia del “texting” o a la falta de tiempo, y, toca reconocer que, los correos electrónicos en los entornos de trabajo de hoy en día se han vuelto bastante relajados. De hecho, muchos empleados mayores se quejan de los estándares decrecientes de comunicación escrita. Una forma fácil de que los jóvenes líderes ganen el respeto de sus compañeros y ancianos, es dedicando tiempo a escribir.

Ciertamente, hay reglas de etiqueta para email que cada profesional debe seguir. Sin embargo, para realmente posicionarte como un comunicador eficaz y líder fuerte, debes prestar atención especial a responder de forma oportuna, utilizando gramática y lenguaje conciso y, claro, copiando a todas las partes relevantes para la conversación.

3. Presta atención a tu lenguaje corporal

Como un líder joven, es tu trabajo ayudar a los miembros de tu equipo a crecer en sus funciones. Los líderes jóvenes no sólo deben saber escuchar a sus colegas; También deben ser capaces de alentar a los miembros del equipo a expresar sus preocupaciones y opiniones.

Mantente abierto a preguntas y discursos; Si tu equipo ve que estás abierto a la conversación y la crítica, ellos se sentirán más cómodos en hablar contigo y decirte con honestidad lo que piensan.

Puedes comunicar un sentido de presencia y apertura a través de tu lenguaje corporal. La próxima vez que un empleado se acerque a ti con una pregunta o preocupación, trata de reflejar sus movimientos, porque esto subliminalmente muestra la presencia/actitud actual.

4. Escucha

No puedes ser un comunicador sólido si no sabes escuchar primero. El lugar de trabajo profesional de hoy está lleno de distracciones: los empleados están haciendo malabarismos con múltiples dispositivos, cuentas de correo electrónico y sistemas de comunicación entre oficinas.

Hay un montón de ruido digital, lo que puede hacer que sea difícil centrarse en el mensaje de otra persona. Algo tan simple como dejar el teléfono durante las reuniones y las conversaciones cara a cara no sólo ayudará a centrar la atención en lo que se dice, también enviará el mensaje a los miembros del equipo que valoran y se preocupan por lo que tienes/tienen que decir.

5. Enfrenta las diferencias

Como líder joven de una empresa, es posible que estés manejando personas tanto más jóvenes como mayores que tú. Trabajar con una variedad de grupos de edad significa que tienes que navegar por distintas preferencias y estilos de comunicación.

Tus colegas mayores e empleados directos pueden preferir las comunicaciones cara a cara, mientras que cualquier persona Millennial o de la Generación Z que cae bajo tu dirección puede preferir comunicar actualizaciones y hacer preguntas sobre aplicaciones de mensajería.

Si bien tienes la oportunidad de establecer el tono para tu equipo, también está en tu mejor interés hablar con ellos donde estén más cómodos. Esto significa que tendrás que comunicarte a través de una variedad de medios de comunicación todos los días.

Las prácticas de comunicación en la oficina están cambiando rápidamente. Hoy en día, la forma en que se presenta a través de las redes sociales y en reuniones virtuales puede tener un gran impacto en la cantidad de respeto que ganas de tus colegas.

Este artículo fue escrito por Deep Patel de Forbes y está legalmente licenciado a través de la red de publicadores NewsCred. Por favor dirige todas las preguntas de licencia a legal@newscred.com.

Conéctate con nosotros por chat

Quiero saber más sobre Meltwater

Actualmente soy un cliente