Mito: Las campañas de relaciones públicas no se pueden medir

Mito: Las campañas de relaciones públicas no se pueden medir

Doreen Clark
Enero 8, 2018

Si estás comenzando a medir el impacto de tus campañas de relaciones públicas, este artículo te va a ser muy útil. La capacidad de medir la contribución de RRPP a los resultados se ha vuelto cada vez más sofisticada. No se trata solo de números más grandes en estos días, se trata de un valor claro.

¿Alguna vez haz mencionado una nueva iniciativa o solicitado un presupuesto mayor sin saber por qué lo querías hacer o qué esperabas lograr? Probablemente no, y si lo hiciste, la conversación probablemente fue muy corta. Después de todo, casi todo en el mundo de los negocios no sólo tiene que tener un conjunto claro de objetivos, sino que también debe tener una forma de seguir el progreso y medir el retorno de la inversión (ROI). Esto puede hacerse simplemente con publicidad e incluso marketing, pero el gasto en relaciones públicas a menudo se deja de lado como algo que se hará si quedan fondos o si surgiera una crisis. ¿Porque preguntas? Porque las organizaciones a menudo no quieren algo que no puede estar, sin duda, correlacionado con las ventas.

La realidad es que las relaciones públicas no funcionan de esa manera. Para las relaciones públicas, todo el esfuerzo se enfoca en la marca. Se trata de construir credibilidad, tener una mayor visibilidad, construir relaciones productivas, y todo eso no ocurre de la noche a la mañana.

Se cree que es muy difícil justificar el gasto en algo que “no se puede” medir. Pero espera: si es posible. Para lograr esto, debes tomar en cuenta los siguientes factores. Aquí te presentamos esos cinco factores que se PUEDEN medir de una campaña de relaciones públicas:

1. Menciones

Puedes rastrear la conversación que rodea tu marca, tu producto, tu evento o tus líderes pensando en cuántas veces lo(s) mencionaron durante un período de tiempo. ¿Fue simplemente una mención del nombre de tu empresa? ¿Acaso el artículo tiene citas? ¿Hubo un enlace a tu sitio web? Recuerda, siempre es agradable ver tu nombre en luces, pero enfócate por la calidad sobre la cantidad.

2. Impresiones

Puedes rastrear cuántas personas hicieron clic en tu artículo. Una cosa es conocer los visitantes únicos por mes para una fuente que publicó tu artículo, pero eso no significa que todas esas personas realmente vieron tu artículo. Debes saber quién lo encontró y actuó en consecuencia. Ese es el número que debes saber. Esta es la audiencia a la que querías llegar y, si se tomaron el tiempo para leer el artículo, se puede suponer que se trata de una persona que quizás no se haya cruzado con tu empresa y podría convertirse en un cliente potencial. Ahí estarías logrando ayudar a las ventas y el reconocimiento de marca de tu empresa.

3. Nivel de participación

Puedes analizar tu visibilidad en relación con tus competidores. Antes de tus esfuerzos de relaciones públicas, ¿Sabes si eran fuertes o débiles en los medios de comunicación? Después de seis meses de relaciones públicas, ¿has ganado impulso y ahora se habla más de tu empresa? Esto es importante saber. Después de todo, los medios necesitan expertos. Si no te metes en la conversación, estás dejando el campo abierto para que tu competidor atrape la pelota.

4. Tonalidad

Puedes rastrear cómo se menciona tu organización en los medios de comunicación. ¿Sabes si las menciones son más positivas o negativas? El tono se puede medir. Si tu organización comienza con un problema del cliente que crea una imagen negativa, las relaciones públicas pueden funcionar para crear mensajes que hagan cambiar la opinión del público. Al rastrear cómo se percibe una marca, se puede medir el valor de las relaciones públicas.

5. Compromiso

Puedes rastrear cómo reacciona una audiencia a tus esfuerzos de relaciones públicas. Una cosa es encontrar un artículo, pero ¿Visitan tu sitio web? ¿Les gusta? ¿Lo comparten?

Las campañas de relaciones públicas no se pueden rastrear de la misma manera que medimos el éxito de una campaña de marketing de entrada; sin embargo, eso no significa que tenga menos valor. De hecho, cuando se coordina con una campaña de marketing, esto puede ser responsable de parte del éxito de la campaña, detrás de la escena, permitiendo silenciosamente que el marketing reciba la gloria. No te dejes engañar. El RRPP eleva el marketing y se puede medir mediante las menciones, las impresiones, el nivel de participación, la tonalidad y el compromiso.

Las relaciones públicas no son un tiro en la oscuridad. No se trata de establecer objetivos elevados y esperar lo mejor. Este es estratégico y está enfocado en objetivos. El RRPP se basa en la coherencia de los mensajes y en una comprensión clara del mercado objetivo. Toma una imagen de dónde se encuentra la organización, antes de comenzar las relaciones públicas; luego realiza un seguimiento en el tiempo para justificar el gasto y observa la aguja a medida que avanzas.

Este artículo apareció originalmente en The SmartBug Inbound Marketing Blog, fue escrito por Doreen Clark de Business2Community, y tiene licencia legal a través de la red de publicadores de NewsCred. Por favor, dirige todas las preguntas de licencia a legal@newscred.com.